ACV: la dificultad para tragar no diagnosticada aumenta un 37% la mortalidad

Las dificultades para tragar o “disfagia” afectan a uno de cada dos pacientes que sufrieron un ACV, y si no se diagnostica a tiempo ocasiona un déficit nutricional que aumenta un 50% el riesgo de neumonía y un 37% el de muerte, alertó hoy la Sociedad Argentina de Medicina Física y Rehabilitación.

“Siempre se debe evaluar la deglución en un paciente que sufrió un ACV, porque un alto porcentaje tiene trastornos para tragar. Algunos trabajos establecen que cerca del 60% sufre problemas deglutorios en el momento inicial de un ACV, que van mejorando con la rehabilitación fonoaudiológica”, señaló la presidenta de ese organismo, Miriam Weinberg.

Según un estudio internacional, si bien la mayoría de las personas que sufre ese tipo de accidente recupera la función de la deglución tras siete días, “entre un 11 y un 13% sigue presentando disfagia a los seis meses”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *