Cuando la farándula moviliza la política

De la Editorial de Urgente Montecarlo

Ya es casi medianoche del jueves 6 de noviembre, el celular del gobernador misionero Hugo Passalacqua suena sin cesar. Llamadas perdidas y mensajes de Whatsapp por doquier. Un misil BGM-109 Tomahawk había sido lanzado hacia su gestión desde el lugar menos pensado: Showmatch. El chimentero y mediático, Marcelo Polino, tras conocer el sueño (léase: carencia de servicios básicos) de la comunidad mbyá guaraní “Ita Poty Mirí” de Iguazú, con toda la verborrea y el desparpajo que lo caracteriza, improvisó un discurso de barricada que llegó hasta las fibras más íntimas de medio país:

“¿Cómo no le da vergüenza a quien gobierna la provincia? Yo soy apolítico y no sé quién es el gobernador, pero ojalá un familiar o un hijo que le diga ‘esta gente vive en nuestra tierra’. ¡Están pidiendo agua y un techo para un aula, señor gobernador!”, dijo.

Al día siguiente en “La Rosadita” (como también se conoce a la Casa de Gobierno), el clima no es el mismo de siempre, el impacto se hizo sentir. En el rostro de los altos funcionarios de la Renovación se vislumbra bronca y estupor. No era la primera vez que la situación de los pueblos originarios le generaba un dolor de cabeza a la gestión de Passalacqua.

En diciembre del año pasado, una foto de una niña mbyá tomando agua de un charco se viralizó y tomó ribetes nacionales. Pero esta vez era distinto. En esta ocasión, hubo una clara y directa interpelación al gobernador de la provincia en el programa de mayor audiencia de la “Prime Time” de la televisión argentina. Peor, no podía ser.

Así, de la noche a la mañana, la situación de una pequeña y olvidada aldea de Iguazú, pasó a ser una prioridad de Estado, todo lo demás pasaría a un segundo plano. Y… es que había que reaccionar inmediatamente y mostrar iniciativa, las elecciones provinciales están a la vuelta de la esquina y tamaña “mojada de oreja”,  no podía seguir pululando en el ambiente.

Ese mismo día se gestaría la reacción. A la noche, el propio Marcelo Tinelli comentaría: “(…) se comunicó con nosotros a través de la Fundación LaFlia, Joaquín Sánchez, que es el administrador del Instituto de Agua de la provincia de Misiones. El Gobierno de Misiones se compromete a  hacer la próxima semana la perforación de agua para la comunidad guaraní, Itá Poty Miry. Van a dejar un tanque de agua y tres servidores públicos instalados. Además, van a hacer el techo de la escuela y van a llegar el agua también”, afirmó el empresario y conductor de TV.

Final feliz: la aldea Ita Poty Miry consiguió la atención y la inmediata intervención del Gobierno Provincial.

Hasta aquí todo muy lindo. Pero, cabe preguntarse ¿Qué pasará con las demás aldeas? ¿Tendrán la misma atención por parte del gobierno provincial? ¿O hace falta que otro “misil mediático”?

Actualmente en la provincia de misiones, hay 128 comunidad guaraníes. La mayoría de ellas sin agua potable  y electricidad, viviendo en condiciones sumamente precarias. En materia de tierras, la Ley 26.160 y sus sucesivas prórrogas, en tanto no prevean un régimen de propiedad comunitaria, no solucionan la problemática de fondo: las comunidades prácticamente ya no tienen dónde vivir.

Para colmo de males, el bosque nativo, proveedor por excelencia de alimentos, está desapareciendo.

La llamativa rapidez en la reacción del gobierno provincial: ¿Habrá sido una puesta en escena para amortiguar el escándalo de cara a las elecciones? De ser así, y mientras la misma casta política gobierne la provincia,  tendremos que acostumbrarnos a ver este tipo de peregrinaje por parte del pueblo mbya al edificio de Ideas del Sur. Tal vez, con mucha suerte, encuentren a su propio “Polino” y otro misil mediático sea lanzado.

Al parecer, así funcionan las cosas en este rincón del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *