El único prófugo de los cuadernos autorizó una indemnización millonaria cuando dejó Yacyretá

Oscar Thomas es el único exfuncionario con pedido de captura emitida por el juez Claudio Bonadío que no se presentó a la Justicia. Más aún: su abogado sostuvo que se mantendrá prófugo y que no tienen previsto presentarse ante tribunales hasta que no le aseguran ciertas pautas de tratamiento.

Su ausente frente la Justicia no es el único hecho polémico que involucra a Thomas, representante de la Argentina en la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) durante todo el kirchnerismo y hombre mencionado en los cuadernos del chofer Oscar Centeno como quien le acercó dinero de manera ilegal a Roberto Baratta.

El ex jefe de Yacyretá se dio a sí mismo y a su equipo de mayor confianza una indemnización millonaria que estuvo disponible para su cobro desde el primer día de gestión del presidente Mauricio Macri y un día después de la salida Cristina Kirchner, quien había puesto en el cargo a Thomas, hombre de confianza del exministro de Planificación, Julio De Vido.

Según los registros oficiales, el único prófugo en la causa de los cuadernos habilitó un reintegro cercano a los $17 millones para sus principales colaboradores. Entre ellos figuran él mismo ($4,30 millones), Daniel Mugherza ($3,23 millones), Mirta Susana Monti ($3,398 millones), Jorge Romero ($3,19 millones) y Raúl Noceti ($3,13 millones). Los últimos cuatro eran consejeros por el lado argentino.

En agosto de 2012, Thomas había habilitado mediante una resolución el pago de una doble indemnización para quienes tuvieran al menos una década de trabajo en Yacyretá, algo que se cumpliría al año siguiente.

El sucesor de Thomas en Yacyretá, Humberto Schiavoni (ahora es senador y preside el Consejo Nacional del PRO) ordenó apenas llegó a la empresa pública presentar la documentación a la Procuración del Tesoro y a la Oficina Anticorrupción (OA). Sostenía que las indemnizaciones debían regir para el personal no vinculado a la política, como era el caso de Thomas y sus directores. Meses más tarde, el hombre ahora buscado por Interpol y Mugherza devolvieron el dinero, pero no sus restantes compañeros.

Fuente: La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *